Menu

jueves, 17 de marzo de 2011

Maquillaje de primavera


Una de las cosas que más me gusta de la primavera es que te apetece salir más. Hace mejor tiempo, los días son más largos y parece que las calles están más animadas.

Prepárate

Este maquillaje es fácil de conseguir y no tardarás más de media hora en arreglarte.


Para preparar la piel:

Un peeling corporal.
Una hidratante de cuerpo con color.
Una mascarilla facial.
Un sérum o flash de belleza.
Para el maquillaje:

Una prebase iluminadora.
Una base de maquillaje.
Un corrector.
Una sombra en tono tierra.
Un lápiz de ojos negro o eyeliner.
Una máscara de pestañas negra que aporte volumen y espesor.
Un polvo bronceador.
Un colorete en tono dorado.
Una barra de labios roja o rosa intenso.
Brillo de labios rosa (opcional).
Un iluminador en crema o en polvo en tono dorado.

Maquillaje paso a paso

Antes de maquillarte date una ducha y hazte un peeling corporal. Deja la piel totalmente hidratada y rejuvenecida.
Después, aplícate una crema muy untuosa.
Mientras te secas el pelo, ponte una mascarilla para dar luminosidad a la piel.
Después hidrata tu piel, pero no te saltes el paso del sérum (o flash de belleza). Deja la piel tersa y despierta. Eso sí, el truco está en usar muy poco producto y en aplicar rápidamente la base después para que no se seque.

Para el maquillaje:

Una vez tengas la piel totalmente hidratada y hayas aplicado la prebase, corrige la zona de la ojera. Recuerda utilizar un pincel y aplicar el corrector, sobre todo en la zona donde nacen las pestañas, en el lagrimal y bajo la ceja. Difumina después con el dedo anular, muy suavemente, dando pequeños toques y no arrastrando el producto.
El siguiente paso es aplicar la base de maquillaje. Es mejor aplicar la base con un pincel y después difuminar ligeramente con la yema de los dedos, siempre dando pequeños toques.
Aplica un toque de polvo suelto mate en la zona del contorno para matizar y fijar el corrector. ¡Pon muy poco producto!
La base corrige cualquier brillo y abusar del polvo porque puede dar un aspecto seco a la piel.
Antes de pasar a los ojos, aplica un toque de polvo bronceador. Mejor los polvos bronceadores que son mates, ya que son más naturales. Cuidado con los tonos que tiran demasiado al naranja. El objetivo del polvo bronceador es dar un toque bronceado al rostro, y no que se note que nos hemos puesto polvo bronceador.

Continuamos con los ojos:

Como has aplicado un toque de corrector justo debajo de la ceja, esa zona ya se verá más clara e iluminada.
Empieza aplicando un tono tierra en la parte del hueso. Dibuja una línea y difumina: es sólo para crear relieve en el ojo, no necesitas marcar demasiado.
Después, con un lápiz negro, marca la línea de las pestañas (lo más cerca posible de estas) y, al terminar, eleva ligeramente la raya para levantar el ojo. Puedes aplicar encima eyeliner o, para conseguir un look más natural, difumina con un pincel fino la línea. Así darás más dramatismo a la mirada, pero sin resaltarla demasiado.
Riza las pestañas y aplica doble capa de máscara.

En el pómulo:

En el pómulo utiliza un colorete en tono dorado y marca más la línea que une tu oreja con la parte exterior del labio (no olvides difuminar).

En los labios:

Antes de maquillarte el labio, hidrátalo muy bien. Para crear un labio jugoso es importante que esté bien hidratado.
Aplica la barra roja o rosa directamente (con cuidado de no salirte), así conseguirás un acabado más natural. Elige una barra de labios de una tonalidad similar a tu tono natural, pero más intensa.
Si quieres hacer tu labio más grueso y jugoso, aplica en el centro un brillo rosa, verás como te da un punto diferente y muy favorecedor.

El toque final

Para terminar, aplica un toque de polvo.
Sobre el pómulo, la ceja y en el arco de Cupido, aplica un toque de iluminador en crema.